Actividades para hacer mientras esperas por un trámite

En este post te brindaremos ideas o actividades que podés hacer mientras esperas por un trámite. Varias ya conocidas, pero otras un poco novedosas. Pasá, lee y después comentanos si pudiste implementarlas.

En otro posteo ya hablamos de los tipos de empleados que podés encontrar a la hora de hacer un trámite, describiendo los estereotipos más conocidos de aquellos que nos atienden. Ahora, nos centraremos en otro momento importante del proceso: la espera. Ese maldito ingrediente necesario y que todos detestamos.

Para hacer que ese tiempo sea un poco más llevadero, desde Trámites TDF te proponemos algunas ideas…


. Leer un libro

Básico, clásico y bien conocido por todos, pero muy pocas veces aplicado. Si estás dentro de cualquier entidad y tenés un espacio (y tiempo) para poder sentarte, abrí tu libro y leete unas cuantas páginas. Ni lo dudes, hacelo. La lectura es un complemento hermoso para la mente y, en este caso, para que los minutos corran sin carcomerte la cabeza y empezar a pensar en muchas cosas que te sobrecarguen.

En esta página vas a encontrar distintos libros agrupados por categorías para leer online, en PDF y sin necesidad de descargarlos: https://elestudiantedigital.com/libros-pdf/


. Escuchar música

Seguimos con otro tradicional, seguramente el más aplicado por todos. Acá no nos vamos a poner en detalle minucioso, ya que cada persona tiene sus gustos particulares.

Pero si podemos recomendar algunas listas de Spotify como por ejemplo «Lo más escuchado del 2020», «Buen día» (en caso que hagas tu trámite por la mañana) o cualquier otro compilado de tu género preferido. Lo mismo para Youtube, aunque acá presentás la dificultad de ser interrumpido por los anuncios.

En fin, lo que sí te recomendamos es no bailar o cantar en voz alta, sobre todo si tu afinación no es muy buena, ya que corrés el riesgo de ser expulsado del establecimiento.


. Relajarse con una meditación

Muchas veces cometemos el error de pensar que para hacer una meditación hay que estar en un lugar cerrado, oscuro, con música relajante y varios ingredientes más relacionados a lo «zen». Pero no, grave error.

Estando en la fila de un banco o sentado en una silla junto a otras personas también podés meditar, sin necesidad de cerrar los ojos o cruzar las piernas como «indiecito».

Por ejemplo, un buen ejercicio es poner atención a tu respiración, inspirar y expirar lentamente, tomarle el tiempo y ver cómo cada parte de tu cuerpo se beneficia con esta práctica. Podés hacerlo parado, mientras hay ruido alrededor o los nervios empiezan a jugar su partido esperando que termines lo más rápido posible

.

.


Leé también 👉 Música para escuchar en la fila de un trámite


. Realizar juegos mentales

Esta es una buena alternativa si te gusta el ingenio y descubrir cosas por vos mismo. Se trata de elegir un tema que te guste y llevarlo a un juego, hacerlo divertido. Seguramente pensarás que estamos locos proponiendo eso, pero es entretenido.

Si te gustan los deportes, por ejemplo el fútbol, podés pensar un jugador de tu equipo con cada letra del abecedario. Si sos más de la farándula o el espectáculo, imaginar cómo sería tu personaje favorito de acuerdo a tus gustos.

Otra forma de desarrollar la mente en estas esperas interminables que a veces atravesamos es contar de atrás para adelante, salteando de tres en tres o practicando las tablas. Pequeñas actividades para hacer mientras esperas por un trámite, nada loco y nada exigido.


. Practicar otro idioma

Esto es divertido, sobre todo si estás comenzando a aprender una lengua que no es la tuya o hace ya mucho tiempo que tu cabeza se olvidó de los idiomas.

Practicar inglés, italiano, francés, alemán y hasta chino, en la espera por hacer un trámite, te hará sentir que tu tiempo valió la pena. Repasá el abecedario, contá de uno a diez (o hasta donde sepas), observá que cosas hay en el lugar de tu trámite e intentá recordar como se dicen en otros idiomas, son todos ejemplos de actividades que podés hacer en la fila o sentado en una silla del salón principal.


. Otras actividades para hacer mientras esperas por un trámite

Arriba te presentamos algunas formas de entretenerte y ocupar el tiempo esperando que el empleado grite tu apellido o pronuncie el número que tenés en la mano. Pero a esa lista podemos agregarle otras que, hasta el momento, no quisimos incluir.

Una de ellas es el uso del celular, ya que dependerá del sitio en el que te encuentres y si está permitida su utilización. Allí, en ese aparato tan adictivo como llamador de atención, encontrarás infinidad de cosas para hacer. Desde seguir comunicándote por Whatsapp hasta trabajar o leer información de un tema que te interese.

Otra es recurrir a la vieja y querida conversación cara a cara, en este caso con alguna persona extraña que el azar puso a tu lado. Quien sabe si ese hombre o esa mujer con el paso de los años termina siendo alguien importante en tu vida.


Esperamos que estas actividades para hacer mientras esperas por un trámite te ayuden a desdramatizar ese momento que a todos nos altera y pone nerviosos, sobre todo cuando el tiempo supera lo lógico. Si en esa situación ves que tu paciencia empieza a acabarse, date una vueltita por la lista de arriba y hacelo más llevadero. ¡Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *